Clarisse

Para mostrar tus relatos e historias

Clarisse

Notapor Jcar el Mié Ene 21, 2015 4:57 pm

Hola a todos. Pues aquí os dejo un relatillo que he escrito y que espero os sirva en el peor de los casos de entretenimiento. El detective está basado en un personaje que utlizo para jugar al Arkham.

Un saludo.


Clarisse

Ciudad de Arkham. Otoño de 1925.

Una investigación rutinaria, eso parecía; un marido con sospechas sobre su mujer: "¡Tiene un amante, estoy seguro! Si usted nos viera unos meses atrás, Señor Martindale.. -Llámeme Mike- le corregí observándole. El tipo era una piltrafa humana. Se sentaba encorvado frente a mi mesa. Tenía el pelo revuelto, ojeras, barba de tres días, camisa por fuera del pantalón y a decir por su olor corporal, llevaba al menos un par de días sin acercarse al agua. -Créame,- continuó cabizbajo haciendo caso omiso a mi comentario- éramos como uña y carne. Y de una semana a otra, así sin más, se acabó. Se volvió distante, fría, desconocida. Al principio le pregunté, ¡Hombre que si le pregunté! ¿Te ocurre algo cariño? Y "no, todo bien" me respondía. Y los días van pasando y el "no, todo va bien" ha eclipsado al "te quiero" que como dos amantes juveniles nos decíamos todos los días. ¡Tiene que haber alguien, estoy seguro!- estalló de repente como un globo pinchado con un alfiler.
-Está bien, Señor Lambert, - le calmé- veamos, dice usted que el comportamiento de su esposa, la Señora Lambert, ¿cambio sin motivo?
-Sí, sí, así es.
-Y ahora, aparte de mostrarse distante con usted, pasa mucho tiempo en su casa del campo, verdad.
-Sí, correcto.
-Bien, empezaremos por ahí. Déjeme a mí el asunto, Señor Lambert. A partir de mañana, comenzaré la investigación y le haré saber cualquier descubrimiento al respecto.
El resto de la conversación fue poco interesante. El Señor Lambert se marchó igual de hundido que al llegar a mi oficina, sin poner pegas en cuanto a mis honorarios, los cuales, viendo su desesperación, no dudé en incrementar un poco.

Aparqué a la mañana siguiente muy temprano, frente al piso que los "felices" Lambert tenían en el centro, armado con un buen café caliente y el expediente que me había preparado sobre el caso. El otoño alcanzaba su cénit y una intensa niebla envolvía Arkham como un hermético capullo de mariposa, con sus innumerables brazos cubriendo cada esquina y rincón de la ciudad. Sentado al volante, me arrebujé en la gabardina y abrí la carpeta con el dossier.
Los Lambert era un matrimonio de alto nivel económico. Él, que se llamada Fred, había heredado los negocios familiares una vez fallecidos sus progenitores y gozaba de cierto status importante dentro del sector empresarial. Ella, Clarisse, se dedicaba a la pintura y regentaba una galería de arte situada en la periferia, gestionada, por supuesto, con los fondos de su esposo. Se llevaban diez años y mientras que Fred entraba ya en los cuarenta y una calva incipiente poblaba su cabeza, ella cumplía los treinta con buen aspecto, como pude comprobar cuando cincuenta minutos después, salió del edificio rumbo a su coche. Surgió de las sombras del portal como un ángel en mitad de la penumbra de la mañana. Lucía un espectacular abrigo de piel de felino blanco que le cubría hasta los tobillos y a pesar de su grosor y la bruma, pude imaginar el sugerente balanceo de su figura mientras se alejaba calle arriba. Su cabello rubio resaltaba de igual modo sobresaliendo bajo un gorro oscuro y cubierto con una redecilla. Su andar era suave, con pasos cortos.
La persecución duró una hora escasa, hasta que alcanzamos la casa de campo de la pareja, una edificación de dos plantas rodeada de un muro alto de piedra oscura. No distinguí ninguna luz que proviniera del interior y pasé de largo para no levantar sospechas pues el lugar se hallaba en mitad de un bosque espeso y ningún otro edificio se hallaba en las cercanías.
Ya detenido, me introduje entre la maleza y agazapado entre los matorrales cercanos, esperé a que el supuesto amante hiciera aparición. Con suerte pronto estaría en mi piso con una buena cantidad de fotos, el sueldo ganado y el asunto cerrado.
Desde mi posición disponía de una buena visión tanto de la carretera como de las ventanas del piso superior. Y cuál fue mi sorpresa cuando, en una de estas, la silueta de Clarisse apareció recortada a contraluz. Debía de llevar muy poca ropa o ninguna dado que pude observar con toda claridad su figura, libre de la atadura del abrigo.
Me encontraba obnubilado por la esbelta aparición cuando ocurrió algo muy extraño y que sería el preámbulo de una noche aterradora y que tan solo estaba comenzando.
De repente, el contorno de Clarisse se deformó hinchándose como un globo. Su cuerpo se arqueó como el tronco de un árbol domado por el tiempo y unas extremidades a semejanza de púas de puercoespín se le izaron alrededor como si fuera un alfiletero. El cuello se alargó y una grotesca boca poblada de colmillos se abrió en el rostro con un bostezo prolongado. Ocurrió todo en un abrir y cerrar de ojos, un pestañeo y desapareció. Ahí estaba de nuevo Clarisse, perfecta como una estatua de marfil.
El motor de un coche que se aproximaba me alertó e hizo que me olvidara del extraño suceso, borrándolo por el momento de mi mente. No sería hasta más tarde, con todo el asunto deshojado, que lo recordaría.
Un hermoso Rolls Royce negro se detuvo frente a la entrada. Enseguida se apeó un hombre embutido en un largo abrigo gris y a cubierto su identidad bajo un sombrero y una bufanda que le ocultaba la mayor parte de la cara.
El guión se desarrollaba según lo escrito. El amante acababa de llegar y estaba seguro que pronto pasaría a la acción.
Dejé que pasara un tiempo prudencial. Mi esperanza era cogerles en plena faena así que no me acerqué hasta haber esperado unos cuarenta minutos. Un par de luces titilaban en el interior pero no se escuchaba nada, se alzaba un silencio expectante. Alcancé el umbral y me situé frente a la puerta de madera blanca, que encontré, para mi sorpresa, entreabierta.
Me asomé a través de la rendija. La poca luz que había provenía del piso superior y si no fuera por ella, la casa estaría sumida en la más absoluta oscuridad.
Avancé despacio intentando no hacer ruido en dirección a una escalera que se levantaba justo enfrente cuando escuché su voz.
-Le estaba esperando, detective.
Me giré sobresaltado. Clarisse me sonreía desde una esquina. Su cuerpo se me mostraba desnudo, pecaminoso y obscenamente hermoso.
-Venga a mí, detective - me dijo con un torrente de sensualidad extendiendo las manos.
Secuestrados como estaban mis sentidos no vi llegar el golpe que me noqueó.
Desperté de pie, sujeto por ambas muñecas a través de unos grilletes bien anclados a una pared de ladrillo polvoriento en lo que tenía aspecto de ser un sótano y que estaba levemente iluminado por una lámpara de gas situada sobre un pequeño altar de piedra donde también pude ver varios cuchillos de distintos tamaños. El golpe había sido fuerte pero no lo suficiente como para tenerme inconsciente por un largo tiempo así que deduje que solo habían transcurrido unos minutos, lo suficiente como para que mis captores me encadenasen. Ni siquiera me habían quitado la gabardina y supuse esperanzado que mi revolver seguiría en el bolsillo de esta.
-Bienvenido- Vestido con una gruesa bata morada oscura estaba Fred Lambert. Sujetaba una copa que albergaba un líquido oscuro y un puro humeaba entre sus labios.
-Veo que es un hombre fuerte, no ha tardado en despertarse- me contemplaba con mirada extraviada mientras sonreía.
-¡Lambert! –fingí con algo de sorpresa. Para entonces ya sabía que había caído en una especie de trampa. -¿Qué está pasando aquí?
-Pues que está usted conduciendo una investigación para mí, ¿No se acuerda?- se le remarcó la sonrisa. – Mi querida esposa Clarisse tiene un amante y le he contratado para que me lo confirme. ¿Y sabe qué? – apuntó la copa en mi dirección- ¡Lo ha descubierto! ¡Buen trabajo detective!
-¡Váyase al diablo!- mientras hablaba, simulé moverme al insultarle y probé la dureza de los anclajes que me retenían.
-No se enfade amigo mío. Tenga, sus desorbitantes honorarios- saco del bolsillo un fajo de billetes y me los arrojó al rostro. –Aquí tiene, se lo ha ganado, créame.
-¿Todo es un juego? ¿Clarisse?- dije buscando ganar tiempo.
-Oh sí, Clarisse, mi amada Clarisse. Es cierto que tiene un amante. ¡Yo mismo!-dijo riendo.
-¡Vayase a la mierda, Fred!- Si consiguiera soltarme, le borraría esa sonrisa de la cara. ¡Tiempo, necesitaba tiempo!
Un ruido, un roce tras la cortina que cubría la salida de la sala nos llamó la atención. Clarisse apareció al otro lado, desbordante como un río en crecida. Continuaba desnuda y se detuvo durante un par de segundos en el umbral. Sin embargo, no era yo quien la observaba a ella, sino ella la que me examinaba a mí, como si las tornas se volvieran y fuera yo el deseado.
-Querido- saludó a Fred tendiéndole la mano.
-Querida mía, mi amor- respondió éste. –Ven, pasa, ha llegado el momento de alimentarte. Además, el detective estaba ansioso por conocerte. ¿No es así, Mike? -“¿Alimentarse?” pensé impotente.
-Tranquilo, -me dijo ella relamiéndose-, pronto todo habrá terminado- En ese momento, al buscar opciones de salida a la situación en que me hallaba, me fijé en las manchas oscuras que cubrían el suelo y que bajo mis pies había una rejilla que debía de comunicar con las cloacas. Y caí en la cuenta. ¡Estaba en un matadero!
Clarisse comenzó a acercarse, sin prisa, alargando mi sensación de terror. Y entonces la transformación cobró efecto otra vez. La misma que yo contemplará a través de la ventana. Las púas, la boca dentada, el cuerpo abotargado, todo regresó en cuestión de un segundo. Mi pánico inicial se desbordó convertido en zozobra y estuve a punto de dejarme llevar, de perderme y esperar el final pero el deseo de supervivencia pudo más que eso y me puse a patalear y a tirar de los grilletes como un poseso. Y mientras, imperturbable, divertida mas bien diría, la criatura que fuera la dulce y hermosa Clarisse, se acercaba. A cada paso que daba se producía un retumbar, un diminuto seísmo que reverberaba a mi alrededor y me golpeaba como se extiende una onda en el agua, una y otra vez, una y otra vez. Estaba a dos pasos tan solo y su garra se extendía ya para tocarme cuando noté, con un nuevo temblor, como una de las argollas que me sujetaban, la del brazo derecho, cedía. Miré esperanzado y vi como una grieta asomaba allí donde el metal se unía a la piedra. Apreté los dientes y tiré, tanto como pude, hasta que con un brusco empellón, vi mi brazo libre. A la vez que su presa se cerraba en torno a mi cuello, descargué un golpe usando el metal adosado a la mano sobre uno de los ojos acuosos que se abrían en su deformada tez. Retrocedió soltando un alarido, herida de gravedad, lo que aproveché, mientras Fred la sujetaba, para buscar mi revolver en el bolsillo de la gabardina.
-¡Asqueroso y repugnante...!- ¡Blam Blam! Sendos proyectiles fueron a dar en la cabeza del monstruo que, tras un agónico espasmo, cayó después muerto al suelo.
-¡Noooooo!- Fred gritó de dolor insoportable.
-¡La llave, dame la llave!- le grité con furia.
¡Clarisse! ¡Nooo!- se desconsolaba.
-¡Dame la llave!- Repetí frenético pero el maldito solo tenía oídos para su propia pena.
-¡Maldito seas!- se centró por fin en mí. -¡No sabes lo que has hecho!-Reaccionaba con furia clavando toda su frustración y dolor contra mi alma. -¡Morirás y sufrirás por esto!- Me dijo mientras agarraba uno de los cuchillos del altar cercano. Le dejé avanzar aun a riesgo de que lograra clavármelo y disparé cuando lo tuve encima de manera que su cuerpo, atravesado por 4 o 5 disparos, no sé cuantos hice, se derrumbó a mis pies. Rebusqué entre sus ropas las llaves de las esposas que todavía me sujetaban a la pared y me solté lo más rápido posible, huyendo como un demente de aquel escenario de pesadilla.
Alcanzado el exterior, me dejé caer al aire nocturno, sin poder apenas saborear mi salvación, inmerso como estaba en intentar controlar la inquietud que envolvía mi mente y que amenazaba con alojarse allí de manera perpetua. Anduve varios minutos alrededor de la casa, sin control, de derecha a izquierda y vuelta a empezar hasta que más sereno, me dispuse a intentar dar sentido a lo ocurrido.
Para empezar, me decidí a entrar de nuevo. Resultaba imprescindible dar veracidad a lo ocurrido y enfrentarlo a mi cordura para poder sanar la herida causada por el horror.
Pero cuando me disponía a descender al sótano, algo, quizás un ruido, quizás algo intangible o quizás nada, me hizo ascender las escaleras en lugar de bajarlas. A la izquierda estaba el dormitorio principal y la puerta estaba entreabierta. Nada más asomarme, un hedor sobrecogedor me golpeó con fuerza invisible. En la cama de matrimonio, tumbada y en proceso de descomposición, descansaba el cadáver de la verdadera Clarisse, asesinada con toda seguridad por la entidad que la había suplantado. O por el propio Fred.
Era todo lo que necesitaba saber. Nadie iba a creerme y hasta mi propio yo comenzaba a dudar de ello. Este caso, creer en lo vivido esta noche, debía morir también allí. Provocaría un fuego demoledor que hiciera arder la casa hasta los cimientos. Después llamaría a la policía. Les explicaría que a mi llegada al lugar, las llamas ya devoraban el edificio y que había escuchado disparos. Los agentes encontrarían los cadáveres carbonizados y darían como verosímil mi explicación, un asesinato por celos y posterior suicidio.
Y si quedaban restos de aquella cosa, no sería yo quien investigara sobre su procedencia. Mi trabajo ya estaba hecho.
¿Lograré mantenerme cuerdo?
Avatar de Usuario
Jcar
Cordura 70
Cordura 70
 
Mensajes: 9
Registrado: Sab Nov 09, 2013 7:34 pm

Re: Clarisse

Notapor Eban el Sab Ene 31, 2015 12:06 am

Cuando leí el titulo del relato lo primero que me vino a la mente fue esto:
Imagen

Hace tiempo que no hago esto de comentar un relato pero voy a recuperar esta: "Guía para comentar un relato" que usábamos en un taller literario en comunidad umbría: http://www.comunidadumbria.com/partida/ ... -un-relato

FORMA: 3 sobre 5.
La gramática no es mi fuerte, yo suelo cometer horrores ortográficos que se disimulan gracias al corrector que tiene instalado el navegador. Pero la verdad es que el relato se lee bien, de una tirada, sin tener que parar a releerlo para entenderlo y no he apreciado errores gramaticales. Tal vez sea consecuencia del "copiar / pegar" o por la configuración de este foro, pero habría venido bien algo más de espacio entre las lineas porque viene todo junto sin saltos de linea.

CONTENIDO: 3,5 sobre 5
El usar la primera persona es un acierto para este tipo de relatos. Le da un aire más apropiado para relatos de terror y permite introducirte aún más dentro de lo que ocurre en la narración. Los personajes son interesantes y los detalles que se proporcionan de ellos ayudan a imaginártelos, la descripción de clarisse al salir de casa te permite imaginártela como una clásica mujer flapper de la época.

Por contra no hay apenas datos del protagonista, y el cambio radical del marido del principio al final del relato sorprende bastante y queda poco creíble. Tal vez un enfoque en el que el marido buscase divorciarse de su esposa en lugar de ser un enamorado despechado, ayudaría a darle algo más de credibilidad al relato en su fase final.

COMENTARIO PERSONAL: 4 sobre 5.
Me ha gustado, aunque con la referencia a la ciudad de Arkham, y con este toque de cine negro (noir) que tanto me gusta me tenías convencido con el hola. Aún así el relato es corto, intenso y con ese toque de los mitos de Cthulhu que tanto nos gusta a los que pisamos este foro, por lo que es lógico que le haya puesto esta puntuación.

Tal vez me esperaba una resolución diferente. Por ejemplo, cuando el marido le dice que no sabe lo que ha hecho pensaba que ocurriría algo especial. Por ejemplo, me imagine que hubieran tenido un hijo o que estos sacrificios sirvieran para proteger a la humanidad.
Avatar de Usuario
Eban
Cordura 30 Mitos Cthulhu 5
Cordura 30 Mitos Cthulhu 5
 
Mensajes: 1174
Registrado: Mié Jun 11, 2008 4:57 pm
Ubicación: Benidorm (Alicante)

Re: Clarisse

Notapor Jcar el Sab Ene 31, 2015 11:54 am

Muchas gracias por la lectura y la opinión, siempre es de agradecer. Tuve un problema con el copia/pega, sí, que me volvió bastante loco. Y gracias de nuevo por los aportes.
Un saludo.
¿Lograré mantenerme cuerdo?
Avatar de Usuario
Jcar
Cordura 70
Cordura 70
 
Mensajes: 9
Registrado: Sab Nov 09, 2013 7:34 pm

Re: Clarisse

Notapor sectario el Vie Feb 06, 2015 6:22 pm

Que el relato fuera en primera persona también me ha parecido una buena decisión. Me parece que hacer un relato en tercera persona, como observador, es algo más complicado. Además que en primera persona es más fácil situarse en la piel del personaje.

El cambio de personalidad del marido a mi me ha gustado. Pero creo que si en lugar de mostrarse como un hombre con la moral rota se mostrase como un hombre lleno de ira por creerse traicionado cuadraría más con su "otra personalidad" al final del relato.

El hecho de ir a darle el dinero -los exagerados honorarios- al que iba a ser el alimento de su "mujer" no me parece muy creíble. A mi al menos, es algo que me supo raro. Si me parecen unos honorarios excesivos, ni se los voy a enseñar a alguien que va a ser devorado.

No había pensado en ello, pero Eban tiene razón... si el marido indicase porque tiene su interés en el divorcio, la petición de seguir a su mujer aumentaría la credibilidad del relato (de hecho sería un trabajo "normal" para un detective según los estereotipos).

Corto, pero eso no tiene porque ser algo malo. En general, me ha gustado. He tardado en leerlo porque estaba leyéndome Donde reside el horror; y este relato corto me ha gustado más que unos cuantos de esa recopilación.
Registro en sectarios.org: Enviame un correo a marcoa.ramirez arroba gmail.com
Leyendo... Ratas en las paredes
Avatar de Usuario
sectario
Cordura 0 Mitos Cthulhu 25
 
Mensajes: 9546
Registrado: Lun Oct 22, 2007 8:54 pm
Ubicación: Observando los Mi-go de Montserrat.

Re: Clarisse

Notapor Jcar el Vie Feb 06, 2015 7:43 pm

Gracias, siempre es genial leer opiniones. Tomo nota de los comentarios y sugerencias.
¿Lograré mantenerme cuerdo?
Avatar de Usuario
Jcar
Cordura 70
Cordura 70
 
Mensajes: 9
Registrado: Sab Nov 09, 2013 7:34 pm


Volver a Relatos de aficionados

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado