Hombre serpiente

De Wiki Cthulhu juego de Rol

(Redirigido desde Hombre Serpiente)

Tabla de contenidos

La llamada de Cthulhu

PERFIL
Imagen:Hombre_Serpiente.jpg
Pronunciación: -
FUE: 3D6 (10-11)
CON: 3D6 (10-11)
TAM: 3D6 (10-11)
INT: 3D6+6 (16-17)
POD: 2D6+6 (13)
DES: 2D6+6 (13)
APA: -
EDU: -
COR: -
Puntos de vida 10-11
Movimiento: 8
Bonif. al daño: Ninguna
Arma %Ataque Daño
Mordisco
35%
1D8+Veneno
Armadura: 1 por escamas
Regeneración: No
Hechizos: Posiblemente 2D6
COR: 1D6/0

Descripción

Tienen aspecto de serpientes erguidas, con cabeza ofídica y escamas, pero con brazos y piernas. Poseen largas colas y en sus días de esplendor solían vestir con túnicas. Yig es el más grande de los dioses de los Hombre Serpientes, ya que es el padre de todas las serpientes. Algunos blasfemos prefirieron adorar a Tsathoggua en tiempos remotos, pero fueron destruidos en su mayoría en vengaza de su dios hace millones de años

Armas

Los Hombre Serpientes pueden utilizar cualquier arma u objeto conocido por los hombres, siendo capaces de asirla de forma eficaz con sus manos provistas de garras. Sus puntuaciones básicas en el uso de armas humanas será la misma que para los humanos.

En combate cuerpo a cuerpo, y en caso de no tener armas, pueden atacar mordiendo:

Historia

Los primeros reptiles aparecieron sobre la tierra hace unos 300 millones de años, en el periodo Carbonífero. A través de los rigores de la evolución, algunos llegaron a ser mas grandes, mas inteligentes, y con el tiempo a caminar erectos.

Hace 275 millones de años aproximadamente, durante el periodo Permico, aparecieron los primeros Hombre Serpiente. El Primigenio, Yig, es considerado el Padre de todas las Serpientes, y por ello los hombres serpiente le adoraron desde el principio.

Las leyendas cuentan que esos hombres serpiente establecieron su Primer Imperio en Valusia, una fértil tierra próxima al centro del super-continente de Pangea. Este imperio se baso en la hechicería y la alquimia, y en su apogeo habría gobernado una gran parte del mundo del Paleozoico. No se sabe con certeza cuantas de esas leyendas son ciertas. Los registros de los Antiguos y de la Gran raza de Yith que habitaron la tierra al mismo tiempo dicen poco de esos primeros hombres serpiente. En cualquier caso, cuando los dinosaurios empezaron a alzarse sobre sus ancestros del Eoceno hace unos 225 millones de años, el Primer Imperio cayó.

A pesar de que la antigua civilización de Valusia fue destruida, muchos de los Hombre Serpiente sobrevivieron. Huyeron a las profundidades de la tierra, escondiéndose hasta que el mundo volviera a ser mas hospitalario de nuevo. La mayor de las civilizaciones subterráneas de los Hombre Serpiente fue Yoth, localizada bajo lo que ahora es América del Norte. Durante unos doscientos millones de años, los Hombre Serpiente habitaron allí. Su civilización se levanto y cayó cientos de veces.

Hace unos cinco millones de años, la civilización Yothica estaba en su apogeo. Los Hombre Serpiente llegaron a ser prodigiosos científicos, capaces de crear otras formas de vida a su antojo. La vida era lujosa, y se vivía con regocijo.

Entonces, se descubrió lo que seria la perdición de Yoth, cuando exploradores curiosos descubrieron el camino a la oscura N'Kai. Allí encontraron randes altares erigidos en honor a Tsathoggua. El dios-sapo poseía un tremendo poder y enormes conocimientos y muchos Hombre Serpiente dejaron a Yig para adorarle. Yig no vio con agrado que su pueblo le abandonase, y los maldijo. Los Hombre Serpiente de Yoth degeneraron, perdiendo la facultad de hablar, sus extremidades y su inteligencia. Volvieron a ser las serpientes que habían sido hace milenios atrás.

Solo los creyentes escaparon de la maldición de Yig. El alto sacerdote Sss’haa condujo a los auténticos creyentes fuera de Yoth. Viajaron a Hiperbórea, una tierra al norte, donde se asentaron bajo el Monte Voormithadreth.

Bajo el Monte Voormithadreth, la gran civilización científica de los Hombre Serpiente continuo prosperando. Llegado este tiempo se habían convertido en despiadadas criaturas de gran inteligencia. No tenían moral, y su única ley era que la curiosidad debía satisfacerse siempre. Los mayores descubrimientos de los Hombre Serpiente de Hiperbórea continuaron siendo en la ingeniería genética. Se cree que los Voormis que controlaron la superficie de Hiperbórea desde hace unos 3 millones de años aproximadamente fueron creación suya. No obstante la especial afinidad de los Voormis con Tsathoggua muestra que incluso entre los supuestamente fieles la mancha del dios-sapo perduro.

Se desconoce la suerte exacta que corrieron los Hombre Serpiente de Hiperbórea. Hace 1’7 millones de años, sus Voormis fueron barridos por el frío de Ithaqua. Los Hyperboreanos humanos llegaron hace un millón de años y formaron una nueva civilización. Hace 750.000 años, también se fueron. En la actualidad lo únicos restos de Hiperbórea que perviven forman la actual Groenlandia.

En la época de la migración de los Hombre Serpiente , hace unos 5 millones de años, las condiciones también estaban cambiando en la superficie. Los dinosaurios que habían destruido el Primer Imperio hacia tiempo que habían desaparecido. Los mamíferos habían empezado a ascender. En Africa, los primeros hominidos estaban evolucionando; fueron los primeros antepasados verdaderos del hombre. Después de abandonar Hiperbórea los Hombre Serpiente intentaron formar un reino sobre la recientemente aparecida tierra de Lemuria. Desafortunadamente se encontraron en conflicto con la nueva raza humana. Hacia el 500.000 AC la población de Hombre Serpiente de Lemuria había descendido. Huyendo hacia el Sur los Hombre Serpiente llegaron al continente de Thuria. Allí fueron finalmente capaces de reconstruir su Imperio. Lo llamaron el Segundo Imperio y tenia su capital en Valusia , una tierra llamada así a causa de una leyenda. Se lucharon muchas guerras, pero finalmente los hombres del continente de Thuria fueron condenados a la esclavitud. Algunos huyeron hacia reinos menos opresivos, pero en el centro del mundo, los Hombre Serpiente impusieron su mandato.

Desafortunadamente, la Era de los Reptiles llego a su fin, y la Era de los Mamíferos había comenzado ya. Los Hombre Serpiente podían oprimir a los humanos mas primitivos, pero estaban condenados por la marcha imparable de la evolución. Les llevo un millón de años o mas, pero las primeras civilizaciones humanas surgieron: Kamelia, Verulia, Grondor, Thule, Commoria, la Atlántida y Lemuria. Después de cientos de guerras, el Segundo Imperio de los Hombre Serpiente fue destruido. En lo sucesivo, Valusia fue gobernada por los humanos. Algunos Hombre Serpiente huyeron al sur del Continente de Thuria para crear un nuevo reino, pero la mayoría se estableció bajo la superficie terrestre, hibernaron o simplemente murieron.

Los Hombre Serpiente que quedaban no deseaban dejar su mando sobre el mundo. Donde la fuerza había fallado, usaron en cambio el engaño. Usando sus poderes de camuflaje, reemplazaron a los humanos en los puestos de poder y gobernaron en su lugar. Durante eones tuvieron éxito, pero un Atlante llamado Kull finalmente acabo con este esquema. Fue en el 18.000 AC.

Poco después del reinado de Kull, un gran cataclismo golpeo el continente de Thuria. Fue el comienzo del fin para el reino del sur de los Hombre Serpiente . Ciento quince años después, los supervivientes de Lemuria, endurecidos por siglos de desastres y esclavitud, cayeron sobre las ciudades de los Hombre Serpiente que habían sobrevivido al cataclismo. El reino meridional (N del T: del sur) de los Hombre Serpiente fue destruido. Sin embargo, Stygia, el país humano surgido de sus cenizas, mantendría muchas de sus creencias, incluyendo la adoración a Yig.

Los últimos restos de los Hombre Serpiente huyeron mas al sur, deteniéndose solo cuando alcanzaron el océano. Aquí, fundaron una ultima ciudad, Yanyoga. No tuvo la grandeza de ninguna de sus predecesoras. Subsistió durante miles de años, pero en el 10.000 AC también fue destruida, por un Cimmeriano descendiente de Kull. Desde entonces, la historia del mundo apenas se ha visto afectada por los Hombre Serpiente . Siguen escondidos, habitando en las mas profundas cavernas, algunas veces escondiéndose entre nosotros, pero su poder ha sido destruido.

Los Hombres Serpiente en el Mundo Moderno

Se pueden encontrar cuatro grandes clases de Hombre Serpiente en el mundo moderno. Los degenerados, los ocultos, los soñadores, y los durmientes.

Los degenerados se han retirado al subsuelo y afectan muy poco al mundo moderno. Algunos han degenerado a causa de cruces con humanos, mientras que otros simplemente han sufrido un proceso involutivo. Varias subespecies han perdido sus extremidades, su inteligencia, e incluso su capacidad para hablar. Los mas conocidos son los gusanos de la tierra, que pueden seguir teniendo asentamientos bajo Gales y Escocia. Los antiguos del Valle Perdido, en el Sudoeste Americano, y los reptantes de la Ciudad Sin Nombre, en Oriente Medio, que también son Hombre Serpiente degenerados.

Los Ocultos tienden a esconderse en la sociedad humana, usando sus poderes de disfraz para parecerse a humanos. La mayoría de los Ocultos son grandes hechiceros que han vivido durante milenios. Dos poderosos escondidos son el ingeniero genético Ssruthaa y el gran sacerdote Ssathasaa.

Los Soñadores son Hombre Serpiente que escaparon hace ya mucho tiempo a las Tierras del Sueño. Huyeron a esa tierra a través de las Bóvedas de Zin cuando Yig maldijo Yoth hace mucho tiempo. En consecuencia, muchos de los Hombre Serpiente de las Tierras del Sueño siguen adorando a Tsathoggua.

Los Durmientes son Hombre Serpiente que han hibernado durante miles de años y se están despertando ahora. Ellos creen que el Final esta cerca, y que muy pronto fundaran su tercer y ultimo imperio. De todos los hombres serpiente, los Durmientes son los mas peligrosos. Son extremadamente poderosos, y no recuerdan las amargas derrotas que erradicaron a su raza hace mucho tiempo.

Biología

Los Hombre Serpiente son el resultado natural de la evolución de los reptiles. Comparten muchas características con las serpientes, particularmente con la familia de las cobras, pero con cuatro mejoras: Son inteligentes, tienen extremidades, caminan erguidos, y tienen sangre caliente. A pesar de que los hombres serpiente casi no han desarrollado el oído, el resto de sus sentidos son muy agudos. Su abanico visual es muy preciso, y esta particularmente adaptado al movimiento. Unos hoyuelos cerca de las fosas nasales de los hombres serpiente les proporcionan una primitiva visión de infrarrojos. Este sentido es el mas desarrollado entre los Degenerados del subsuelo. El sentido del olfato de los hombres serpiente es complementado por su órgano de Jacobson. Usando sus lenguas bífidas, los hombres serpiente pueden transferir los componentes de un olor a este órgano altamente sensible.

Como muchas serpientes, los Hombre Serpiente poseen veneno. Ciertas subespecies pueden incluso escupir su veneno, como hace la cobra escupidora de Africa. Algunas variedades de los Hombre Serpiente tienen ojos hipnóticos. La mayoría puede hibernar durante largos periodos de tiempo. Muchos Hombre Serpiente son hechiceros. Las habilidades de asumir la forma humana, someter a los fantasmas de los asesinados, y reanimar cuerpos son los poderes mágicos mas comunes de los hombres serpiente.

Lo mas importante, los Hombre Serpiente son o bien extraordinariamente longevos o bien inmortales. Sigue habiendo muchos vivos que han visto el paso de los milenios.

Tecnología

En su apogeo, los Hombre Serpiente fueron grandes científicos. Son mas conocidos por sus creaciones alquímicas de substancias tóxicas y por su manipulación genética de muchas formas de vida. Los Voormis de Groenlandia y los gyaa-yothn de K'n-yan todavía conservan las marca de la manipulación a que les sometieron los Hombre Serpiente . En el mundo moderno, solo algunos Ocultos y Durmientes recuerdan su tecnología. La mayoría han caido de nuevo en la bestialidad o en la practica de la hechicería.

Sociedad

En el mundo moderno, la sociedad de los Hombre Serpiente casi ha desaparecido. Algunos Degenerados y Soñadores viven en primitivas sociedades basadas en clanes, pero la mayoría de los Hombre Serpiente residen entre los humanos. En su mejor momento, se decía que la sociedad de los Hombre Serpiente fue casi anarquista, una sociedad independiente de individuos.

Religión

El principal dios de los Hombre Serpiente es Yig, su creador. Se le conoce por muchos nombres, entre ellos Damballah, Kukulkan, Quetzalcoatl, y Set. Yig usualmente se parece a un humano con rasgos serpentinos, pero en algunas formas parece una serpiente gigante. De acuerdo con las leyendas, Yig esta prisionero en la Fosa de Ngoth, bajo K'n-yan. En el pasado, los humanos aprendieron como adorar a Yig de los Hombre Serpiente . Entre los conversos estuvieron los Acheronianos y los Estigios de la Edad de Hyboria, los Indios Americanos, y la gente de K'n-yan.

En la actualidad, la Madre de las Serpientes, una humana que ha renacido de las pieles de otras, es una de las sacerdotisas de Yig mas poderosas. Algunos hombres serpiente también adoran a otros dioses ofidios, incluyendo al Oscuro Han y a Byatis. Cuando habitaban Yoth, un numero de Hombre Serpiente se convirtieron a la adoración del dios-sapo Tsathoggua. Yig castigo a su pueblo por esto, maldiciéndoles con la involucion. Solo unos pocos de los adoradores de Tsathoggua escaparon, huyendo a través de las Bóvedas de Zin a las Tierras del Sueño.

CthulhuTech

PERFIL
Imagen:noimage.gif
Pronunciación: -
Filiación: La secta de la serpiente
Escala: Vitalidad
Tamaño: Medio (4.5m a 6m)
Atributos
Agilidad: 8
Fuerza: 8
Intelecto: 7
Percepción: 7
Presencia: 7
Tenacidad: 8
Atributos secundarios
Acciones: Orgon: Reflejos:
2 10 9
Arma Daño
Mordisco*
Garras
0*
+0
Bonificación al daño: +0
Vitalidad 12
Armadura: 1/0
Regeneración: 1 punto
Factor de Miedo: 16 (18 contra Ofidiofobia)
Hechizos:
Movimiento: Tierra 19 km/h (42/7.3 m/pt), Nadando 12.8 km/h (21.9/5.4 m/t)
Temperamento: Frío y calculador

Descripción

Antes de que se hundiera R’hlye, durante el pérmico, las tieras secas estaban bajo el control del Imperio de Valusia, cuyos gobernantes son la auténticos hijos de Yig. Mantuvieron a los humanos como esclavos y mascotas, pero con el tiempo comenzaron a enseñarles algunos de sus secretos para que pudieran dominar una creciente población de trabajadores capaces de ser utilizados mediante magia y tecnología. Sin embargo durante la Edad de Hielo su población fue diezmada por el frio. Finalmente rebeliones de esclavos, desastres naturales acabaron borrando toda evidencia de su civilización. Sin embargo, cientos de miles de Hombres serpientes sobrevivieron e hibernaron. Hoy en día están comenzando a reconstruir las bases de su propia civilización, preparándose para volver a esclavizar a la humanidad (no sin antes castigarlos).

Los Valusianos se muestran como serpientes humanoides con una complexión robusta, tienen una cabeza de serpiente con ojos inexpresivos, un torso humanoide, brazos largos y poderosos que terminan en unas manos con garras, cola serpentina larga y flexible y una boca llena de dientes afilados como agujas con una lengua bífida de casi un metro de largo. Para hablar utilizan un complejo sistema de cuerdas vocales similares a la de cuervos y loros. Su piel escamosa varía en color y patrón, de forma que pueden mezclarse con los humanos sin problemas. Las autopsias a los Hombre serpientes han confirmado lo que sugiere su apariencia, descienden de auténticas serpientes. Esto ha obligado a reescribir las teorías sobre lagartos y serpientes ya que se pensaba que las serpientes habían evolucionado durante el Cretácico en lugar del Pérmico.

Al igual que los Profundos, son técnicamente inmortales. Su vida sólo puede terminar por enfermedad o una muerte violenta. Además como todos los reptiles siguen creciendo durante toda su vida. Los rumores hablan de miembros de miles de años que han alcanzado la escala de Integridad. Estos monstruos no son sólo de mayor tamaño, sino también practicantes de las artes oscuras de increíble habilidad.

Son los líderes y soldados de élite de La secta de la serpiente, aunque disponen de comandos de mortales y pueden invocar criaturas. Muchos de ellos son hechiceros o psíquicos. Durante la edad dorada de su imperio, los Valusianos alcanzaron el pináculo de su desarrollo, confiando más en la brujería llegando a desarrollar su propio tipo de Arcanotecnología -posiblemente, su conocimiento perdido pudo ser el origien de los Motor-D. Los Valusianos mezclan Arcanotecnología y biología de una forma excelente (similar a los Mi-go), y poseen sus propios Motores-D llamados V-Engines. Los Valusianos hablan Aklo como lengua nativa, pero pueden conocer idiomas humanos así como el idioma de los Glifos de R'lyeh. El estereotipo del siseo que suele asociarse es una creencia falsa.

Habilidades

Atletismo: Adepto (3), Educación: Adepto (3), Idioma (Aklo): Adepto (3), Intimidar: Adepto (3), Idioma (Aklo): Exerto (4), Idioma (Glifos de R'lyeh): Novicio (2), Observar: Adepto (3), Savoir-faire: Adepto (3), Sígilo: Experto (4), Supervivencia: Adepto (3)

Habilidades de combate

Esquivar: Experto (4), Pelea: Adepto (3), Luchas con Armas: Adepto (3), Armas Arrojadizas: Novicio (2), Puntería: Adepto (3)

  • Comillos: +0, provoca veneno como Gelgore
  • Garras: +0

Sentidos

Vista aguda, problemas de audición, visión térmica, agudo olfato y tacto.

Enlaces

Este perfil monstruo es una traducción del foro ingles de CthulhuTech


Relatos

Eran de naturaleza reptil con unos rasgos corporales que unas veces recordaban al cocodrilo, otras a la foca, pero más frecuentemente a seres que el naturalista y el paleontólogo no han conocido jamás. Tenían más o menos el tamaño de un hombre bajo, y sus extremidades anteriores estaban dotadas de unas zarpas delicadas claramente parecidas a las manos y los dedos humanos. Pero lo más extraño de todo eran sus cabezas, cuyo contorno transgredía todos los principios biológicos conocidos. No hay nada a lo que aquellas criaturas se les pueda comparar con propiedad... Por un instante, pensé en seres tan diversos como el gato, el bulldog, el mítico sátiro y el ser humano. Ni el propio Júpiter tuvo una frente tan enorme y protuberante; sin embargo, los cuernos, la carencia de nariz y la mandíbula de aligator, les situaba fuera de toda categoría establecida. Durante un rato dudé de la realidad de las momias, casi inclinándome a suponer que se trataba de ídolos artificiales; pero no tardé en convencerme que eran efectivamente especies paleógenas que habían existido cuando la Ciudad sin Nombre estaba viva. Como para rematar el carácter grotesco de sus naturalezas, la mayoría estaban suntuosamente vestidas con tejidos costosos y lujosamente cargadas de adornos de oro, joyas y metales brillantes y desconocidos [...] Unos sacerdotes flacos, representados como reptiles con atuendos ornamentales, maldecían el aire de la superficie y a cuantos seres lo respiraban; y en una terrible escena final se veía a un hombre de aspecto primitivo —quizá un pionero de la antigua Irem, la Ciudad de los Pilares—, en el momento de ser despedazado por los miembros de la raza anterior. [...] vi recortarse contra el éter luminoso del abismo lo que no podía verse en la oscuridad del corredor: una horda de pesadilla de seres demoníacos que se precipitaban, distorsionados por el odio, grotescamente ataviados; demonios a medias transparentes pertenecientes a una raza que ningún hombre habría podido confundir: la de los reptiles reptantes de la [[La ciudad sin nombre]].

Trapezoedro brillante‎, describiéndolo como una ventana a todo tiempo y espacio, y consignando su historia desde los días en que fue fabricado en el oscuro Yuggoth, antes incluso de que los Antiguos llegasen a la Tierra. Fue colocado y atesorado en su curiosa caja por los seres crinoideos de la Antártida, rescatado de sus ruinas por los hombres-serpiente de Valusia y contemplado, eones más tarde, en Lemuria, por los primeros seres humanos.

Herramientas personales